Rehabilitaciones | Reformas | Construcción

Evaluación Energética

Para mayor calidad de vida y confort

Entre todas sus ventajas, el ahorro en gasto de energía y mantenimiento es un valor añadido en el propio edificio y nivel de vida de sus habitantes.

En Quarzo Rehabilitaciones te presentamos diferentes propuestas para solucionar el gasto energético en tu vivienda o edificio.

Estos son algunos ejemplos destacables en la mejora de instalaciones:

  • Inyección de celulosa natural como aislamiento térmico para las cámaras de aire de fachadas con una antigüedad.
  • Carpintería y vidrios con alto nivel de aislamiento. Utilización de aluminio con reducción de transmisión del calor a interior de la vivienda y filtros solares.
  • Colector y máquinas solares para aprovechamiento de energía del sol para calentar el agua de sanitarios o la calefacción de radiadores.
  • Ahorro de agua en cuartos de baños con la instalación de mecanismos para evitar un malgasto de agua.

La rehabilitación energética de los edificios es una apuesta segura para conseguir calidad de vida y confort.

PODEMOS HACERTE LA VIDA MÁS AGRADABLE, COMPRUÉBALO .

Dentro del Real Decreto de eficiencia energética, leyendo el artículo 2 se recogen algunos puntos donde se excluye su aplicaciones, estos son:

  1. Edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico.
  2. Edificios o partes de edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y para actividades religiosas.
  3. Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización igual o inferior a dos años.
  4. Edificios industriales, de la defensa y agrícolas o partes de los mismos, en la parte destinada a talleres, procesos industriales, de la defensa y agrícolas no residenciales.
  5. Edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m2.
  6. Edificios que se compren para reformas importantes o demolición.
  7. Edificios o partes de edificios existentes de viviendas, cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año, o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25 por ciento de lo que resultaría de su utilización durante todo el año, siempre que así conste mediante declaración responsable del propietario de la vivienda.